La creencia de las pruebas caseras

By | enero 25, 2013

Como puedes leer en nuestro blog, hay numerosas variantes domésticas para descubrir si estás o no embarazada. Se les denomina, comúnmente, test caseros. Hay quienes creen al cien por ciento en la fiabilidad de éstos test, incluso quienes te dirán que de cada uno de sus embarazos se enteraron por este tipo de métodos, que se vienen usando desde hace siglos en nuestra cultura, y ya lo usaban nuestras abuelas y antepasados.

Pero también hay quienes descrepan y no terminan de confiar en la fiabilidad de éstos tests caseros. Te dirán que jamás te fíes de algo que no puede ser comprobado científicamente.

¿Qué debes hacer si sospechas que estás embarazada?

La información más confiable y acertada es el que tu propio cuerpo te proporciona. Si tienes un atraso, esto puede deberse a muchísimos factores, no sólo hormonales, sino también climáticos, psicológicos y hasta ambientales.

Pero, si además de la falta de tu período notas que tienes los pechos más hinchados que lo normal, que tienes nauseas y/o mareos, fundamentalmente al levantarte, que todo el tiempo estás cansada y con ganas de dormir, entre otros síntomas, tu propia fisiología estará funcionando como una prueba de embarazo.

Sin embargo, hay que tener cuidado, ya que si tienes muchas ganas de quedar embarazada o, a la inversa, tienes mucho miedo de estarlo, estos síntomas podrían aparecer como respuesta psicológica.

El llamado test casero con orina es otra opción para tener un adelanto de si estás o no fecundada. Hay muchas variedades, todo depende de dónde encuentres la información. En el campo, por ejemplo, las mujeres solían poner gotas de orina sobre la piel de un sapo para ver si esta se volvía amarilla (positivo) o no variaba (negativo).

También se deja reposar la orina en un recipiente de cristal y luego se observa, o se colocan dos gotas de aceite en ella. Basta con hacer una búsqueda en internet o preguntar a una mayor cómo se enteraban en ese entonces de si venía o no un bebé en camino.

Sin embargo, no deja de ser el más efectivo el test de embarazo comercial que puedes adquirir en una farmacia o en centros comerciales para comprobar si estás embarazada, también a través de la orina. Hay varias formas, el más común es una tirita que se coloca en un recipiente con tu orina, aunque también se consiguen unos aparatos en los que se colocan apenas unas gotas de orín para que arroje los resultados.

Lo más común es que si en el resultado del test aparece una sola rayita se trate de que no estás embarazada y si, por el contrario, aparecen dos, puedes prepararte para gestar durante nueve meses a una vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.